La bajada del precio del petróleo: ¿Nos afecta en la vida diaria?

En las últimas semanas, los diferentes medios se están haciendo eco de la bajada del petróleo. Después de años en los cuáles se han superado los 110 dólares por barril, es noticia que a día de hoy, 15 de diciembre de 2014, el barril Brent (de referencia en el mercado europeo) caiga hasta los 61 dólares (nivel de 2009).

La extracción mediante *‘fracking’ por parte, principalmente, de Estados Unidos y la confianza de Arabia Saudí en poder mantener una guerra de precios a la baja (buscando, en parte, hacer inviable la extracción mediante ‘fracking’ [por su elevado coste]), nos llevan a hablar de esta situación. La reducción de importación de petróleo de EUA y el menor crecimiento de China también han aportado su grano de arena. Ello lleva a que países como Venezuela o Rusia se comienzan a ver afectados por esta situación que puede alargarse en los próximos meses, comenzando a ser preocupante la situación del primero.

Pero, ¿Nos afecta a los consumidores?

A corto plazo, nos afecta poco.

El precio del litro de combustible está formado, en una cantidad situada cerca del 50%, por impuestos. Para apoyar esta sentencia, abajo se pueden observar datos facilitados por la OPEP y la evolución de precios del litro de combustible sin y con impuestos en España.

Gráfico OPEC

Gráfico. OPEC [OPEP en sus siglas españolas].


Precios Petróleo

Datos: www.datosmacro.com Evolución del precio de los derivados del petróleo.

A lo expuesto con gráficos, hay que sumarle un porcentaje superior al 10% (10-15%) en los que se pueden incluir los costes fijos, de refinamiento, de mantenimiento incluidos en el litro de combustible.

Composición Precio Combustible

Gráfico. Boletín Petrolero UE y Asociación de Operadores del Petróleo

Por si fuera poco, hay que valorar que, en el corto plazo, las empresas se aprovisionan (no es inmediato el paso de la extracción al surtidor), por lo que la provisión anterior era a un precio más alto, y dicho precio se traslada a los consumidores (aspecto que retrasa el efecto de una bajada).

Un aspecto directamente relacionado con el precio del barril, sería el cambio euro-dólar. En los últimos meses, se ha producido una apreciación del dólar respecto el euro (el valor del euro es inferior respecto el dólar). Valorando el hecho que se paga en dólares, la pérdida de valor del euro ha amortiguado parte del efecto de la caída.

En definitiva, el margen en el cuál afecta la bajada del petróleo no es tan elevado (y menos a corto plazo), y además de ello, hemos de tener en cuenta la configuración de mercado de dicho sector, siempre bajo sospecha de oligopolio. No en vano, las refinerías españolas están controladas por 3 operadoras (Repsol [5, Petronor es, en un 85,98% propiedad de Repsol], Cepsa [3] y BP [1]).

Composición Refinerías

Gráfico. CLH (Compañía Logística de Hidrocarburos). www.clh.es

¿Y a largo plazo?

Los efectos a largo plazo llevarían a una reducción del coste variable en muchas empresas (el porcentaje dependerá de su dependencia o no del petróleo). Ello podría implicar una reducción del precio de los bienes o servicios (pero dependerá de otros factores: si es un bien fácilmente sustituible o no, si es de gran necesidad o no, etc. Lo que se conoce como la elasticidad de la demanda) que podría hacer mejorar los niveles de consumo. Hay que valorar que si los precios bajan y se mantiene el salario, dicho salario permite adquirir más productos (aumenta el poder adquisitivo). También indicar que en 2015 está prevista una reforma fiscal que ayudaría a incrementar ese efecto sobre el consumo (el lector no debe pasar por alto que 2015 es año de elecciones en España). Además, la depreciación del euro ayuda a aumentar la competitividad de los productos respecto a países con otra moneda.

Pinta bien, ¿no?

En la afirmación anterior, no es oro todo lo que reluce según varios expertos. Éstos apuntan, como habréis podido escuchar desde hace algunos días, hacia el concepto de Deflación. Una bajada de precios continuada puede llevar a que las expectativas/pensamientos de los consumidores a largo plazo sean de mayor bajada de precios, por lo que en vez de comprar algo hoy, me espero a un momento futuro. Ello conlleva a mayor bajada de precios, pérdida de márgenes y búsqueda de reducción de costes, normalmente reduciendo masa laboral (despidos). Lo cuál nos introduce en 1 círculo vicioso para el cuál se intentan realizar políticas expansivas por tal de salir de dicho círculo.

En el aspecto financiero también genera problemas, la evolución sostenida a la baja de los precios reduce, finalmente, la renta. Valorando que los tipos de interés como máximo pueden llegar al 0%, el peso de la deuda sobre la renta aumentará. Aspecto aplicable a un Gobierno, ya que también se endeuda (contrae obligaciones), que debe cumplir amén del hecho que puede ver reducida su recaptación de impuestos sobre los hidrocarburos.

En definitiva, pese a que la implicación directa para los usuarios no es elevada (no es fácilmente perceptible), no debemos pasar por alto las posibles implicaciones que tiene dicha reducción de precios en el conjunto de la economía (aspecto que sí revierte en los consumidores).

* Fracking: Técnica para liberar hidrocarburos no convencionales, buscando la fractura de rocas situadas en gran profundidad por tal que el hidrocarburo se libere a través de las grietas.

Fuente fotografía artículo: blog.directseguros.es-

Share this article

Cofundador de Markonomia. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona (EUS) y master en Business Intelligence y Big Data en Universitat Oberta de Catalunya. Cerca de 5 años desarrollando proyectos de análisis de datos en el sector bancario. Fotógrafo freelance en eventos deportivos nacionales e internacionales.

Facebook Comments

Deja un comentario