Inteligencia artificial en nuestro día a día

Muchos lectores pueden pensar que el concepto de “inteligencia artificial” dispone ya de una antigüedad. No en vano, se considera al británico Alan Turing uno de los padres de la inteligencia artificial por los avances que realizó en la ciencia computacional, entre otros campos, en la primera mitad del siglo XX.

A pesar de lo expuesto anteriormente, vistos los avances tecnológicos de las últimas dos décadas, el impacto de la inteligencia artificial se ha hecho más palpable en nuestra actividad diaria.

¿Qué es la “inteligencia artificial”? Aún existir diferentes posibilidades para definir la IA, podríamos decir que es la inteligencia mostrada por máquinas por tal de, percibiendo el entorno, tomar decisiones/realizar acciones que permitan maximizar el resultado de las mismas.

¿En qué aspectos de nuestra vida diaria está presente la inteligencia artificial? Destacamos algunos de ellos.

Consumo: Amazon, Netflix…

Cada vez que realizamos alguna acción en alguna de las apps o websites de las empresas mencionadas anteriormente, generamos un volumen de datos que, mediante algoritmos y el uso de elementos relacionados con redes neuronales, permiten a dichas empresas ofrecernos a nosotros, los consumidores, recomendaciones de compra o visionado basadas en nuestra navegación anterior.

Finanzas: Detección del fraude

En lo que concierne a las finanzas, a lo largo del día, se realiza un volumen tan elevado de transacciones en cualquier entidad de gran relevancia que se hace imposible, a nivel humano, el hecho de poder analizar cada una de las operaciones y determinar si cada una de las mismas es fraudulenta o no. Para ello, se trabaja en el uso de la inteligencia artificial, con el objetivo de hacer “aprender” al sistema de información cómo detectar ese tipo de transacciones basándose en aspectos como el volumen de transacciones realizadas anteriormente por un cliente, el tipo de cliente receptor de esa operación, el importe u otras características consideradas de relevancia.

Transporte: Google Maps

Quizás una de las aplicaciones más utilizadas por la mayor parte de los lectores de este artículo (principalmente, aquellos que son conductores). Google Maps, en 2013, apostó por la mejora de su servicio mediante la compra de Waze, una aplicación de tráfico basada, en parte, en la información facilitada por la comunidad de conductores que son usuarios de la app. Su integración dotó a Google Maps de otras fuentes de información para aspectos como la búsqueda de vías para llegar a las diferentes destinaciones. En el aprendizaje y uso de las diferentes fuentes de información para ofrecer la ruta más eficiente radica el uso de la IA.

Además de las mencionadas, existen muchas otras aplicaciones en el día a día, en muy diferentes ámbitos, desde la música (Spotify) hasta nuestras redes sociales (Facebook).

Share this article

Cofundador de Markonomia. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona (EUS) y master en Business Intelligence y Big Data en Universitat Oberta de Catalunya. Cerca de 5 años desarrollando proyectos de análisis de datos en el sector bancario. Fotógrafo freelance en eventos deportivos nacionales e internacionales.

Facebook Comments

Deja un comentario