Financiación alternativa para PYMES

Tras la aparición de la crisis económica ha quedado patente una de las realidades de la financiación de las empresas en España, su alta dependencia de la financiación bancaria.

Como en cualquier otro aspecto de una empresa u hogar, el análisis y la diversificación de las diversas fuentes de financiación es muy importante de cara a obtener mejores posibilidades de financiación (e intentar destinar menos recursos a la contratación/pago de intereses de la misma, pudiendo así, contar con mayores recursos para otras partidas).

Existen diversas opciones de financiación dependiendo de si nos focalizamos en el capital (Business Angels, Crowdfunding, Venture Capital, Private Equity y Bartering) o en la deuda (Crowdlending o descuento de facturas):

Capital

Como se puede apreciar, en este artículo no se comenta una opción de financiación más básica, normalmente ligada con la fase inicial, que corresponde al concepto de las 3F (Family, Friends & Fools). Si queréis entrar en detalle, podéis leer a Pedro Bisbal al respecto de este tema.

Business Angels

Normalmente son inversores privados (no empresas) que invierten su propio dinero en empresas, principalmente start-ups. No sólo realizan una inversión de carácter financiero si no que también suelen aportar recursos de gestión, conocimientos y red de contactos. Los inversores esperan retornos superiores a los del mercado, pero también invierten por tal de formar parte de un proyecto que les ilusiona, les atrae.

Los responsables de Startupxplore recopilaron, en su momento, un listado con los principales Business Angels de España.

Declaraciones de Carlos Blanco, uno de los principales Business Angel de España.

Las Family Office, dentro de la gestión del patrimonio de una familia o grupo familiar, podrían apostar por una empresa para invertir, pero suelen ser inversiones en empresas más consolidadas y sus exigencias en lo que corresponde a resultados y/o beneficios, suelen ser más elevadas.

Crowdfunding

Esta fuente de financiación se basa en el uso de las diversas plataformas que ofrece Internet por tal de obtener financiación con la ayuda de un colectivo mostrando el proyecto que se desea financiar. A cambio de la cantidad ofrecida, la empresa podrá ofrecer, desde un simple agradecimiento a una recompensa (reducción del precio de venta, obsequios, …) o incluso participaciones en la empresa financiada.

Hay plataformas de diversos tipos como acabamos de comentar. Algunos ejemplos serían:

Venture Capital (Capital Riesgo para emprendedores)

Dentro de las empresas de capital riesgo, las conocidas como Venture Capital son las que apuestan por proyectos de empresas emprendedoras (start-ups) con gran potencial, pero también alto riesgo. Como todas las empresas de capital riesgo, invierten el dinero de terceros buscando una alta rentabilidad (multiplicación de los beneficios).

Aportan capital a cambio de un porcentaje de acciones de la empresa, lo que les permite la reversión de la inversión en beneficios y capacidad de decisión mediante derecho de voto/toma de decisiones. Posteriormente, proceden a la venta para obtener dichos beneficios. Algunas empresas conocidas como Tuenti o Infojobs estuvieron en manos de firmas de Venture Capital.

Algunas de las firmas más conocidas son Active Venture, Bonsai Venture o Nauta Capital.

Private Equity (Capital Riesgo para empresas más consolidadas)

Aunque, al igual que en las Venture Capital, hablamos de empresas de capital riesgo, las firmas de Private Equity invierten en empresas más consolidadas y en proyectos de inversión de coste más elevado. Suelen adquirir una mayor parte del accionariado, lo que les da también, mayor poder de decisión.

Algunas de las firmas más conocidas son Blackstone o CVC.

Bartering

El bartering no deja de ser la denominación al «trueque» conocido en su momento. Empresas que buscan ciertos bienes y servicios, y que, para comprarlos, venden su producto en vez de pagar en efectivo. Es decir, pagar un producto con otro. Puede ser bilateral (2 empresas) o multilateral (con más de 2 empresas participando). Es un método utilizado en el campo de la publicidad, principalmente, aunque se está extendiendo a otras áreas.

Plataformas como Compensa, Trading Media o Cang21 son ejemplos de bartering.

Deuda

Crowdlending

Hace referencia a préstamos realizados por un conjunto de personas a una empresa por tal de financiar proyectos. Normalmente hablamos de empresas que ya dispongan de algún recorrido y muestren solvencia, amén de un proyecto atractivo/con visos de mejora real para la empresa.

Las diversas plataformas ofrecen toda la información recabada de la empresa en manos de los posibles inversores, se conoce el tipo de interés y el calendario de pagos que deberá atender la empresa para devolver a los inversores el importe.

La empresa obtiene financiación sin tener que contratar productos vinculados, aportar garantías y sin que haya interferencia de los prestamistas en la gestión de la empresa.

Por el contrario, aún con sus virtudes para los inversores, no existe la transferencia del riesgo a la plataforma (a diferencia de los bancos, quienes toman capital [vía productos como depósitos] para después prestar asumiendo el riesgo de insolvencia, de liquidez…). Aunque la crisis nos ha enseñado que esa gestión del riesgo no ha sido óptima en algunos casos…

Plataformas como Arboribus, LoanBook, ECrowd o Comunitae son ejemplos de crowdlending.

Descuento de facturas

En este caso, el servicio lo ofrecen tanto las entidades bancarias tradicionales como plataformas que ponen en contacto Pymes interesadas en la venta de facturas con inversores particulares. Es opción de cada empresario analizar qué alternativa le puede permitir obtener una tasa de descuento inferior, y, por lo tanto, obtener más liquidez.

Plataformas como Comunitae, Deudae o Finanzarel ofrecen dicho servicio.

¿Habéis utilizado alguna de estas fuentes de financiación? ¿Echaríais mano de las mismas si fuera necesario? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia en caso de ser afirmativa la respuesta a la primera pregunta?

Fuente fotografía: www.mieconomista.eu

Share this article

Cofundador de Markonomia. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona (EUS) y master en Business Intelligence y Big Data en Universitat Oberta de Catalunya. Cerca de 5 años desarrollando proyectos de análisis de datos en el sector bancario. Fotógrafo freelance en eventos deportivos nacionales e internacionales.

Facebook Comments

Website Comments

  1. Alfredo
    Responder

    Gran artículo, sólo puntualizar sobre el descuento de facturas, ya que también existen entidades no bancarias que ofrecen este tipo de servicios.

    • Sergi Fernández M.
      Responder

      Muchas gracias por pasarte por nuestro medio, Alfredo. En ese apartado destacamos entidades no bancarias como Comunitae o Aztec Money, pero como comentamos, estamos abiertos a conocer otras entidades que también trabajan en ello, para ofrecer mayor información a nuestros lectores.

  2. Albert Janer
    Responder

    Bon article i apropiat.

    També diferenciaria en dos els instruments de financiació: Finançament estructural (finançament del working capital operatiu i d’actius fixos) i finançament de déficits de tresoreria. El director financer de la PIME ha de triar l’instrument segons el periode de maduresa de l’actiu que es vol finançar.

    Dels que has comentat, també afegiria uns altres per cobrir els déficits de tresoreria i molt importants per les PIME: línia de crèdit (el cost es basa en la seva utilització), crèdit revolving o un propi préstec de menys d’un any. També és una forma de finançament ajornar els pagaments, és a dir, emetre paper comercial; encara que no sigui liquidesa, sí que millores el cicle financer d’un producte.
    Per la banda del finançament estructural, el director financer hauria de tenir en compte la via del capital. Dels que has comentat, afegiria també l’ampliació de capital, les reserves legals o dividends no distribuïts; i pel que fa al deute llarg termini, els préstecs i crèdits superiors a un any o el leasing.

    • Sergi Fernández M.
      Responder

      Moltes gràcies Albert, per la teva visita.

      En aquest primer article volíem remarcar les alternatives de financiació més «desconegudes» en un principi que les que has exposat, com poden ser el crowdlending o el bartering.

      Com bé indiques, depenent del context o el actiu a finançar, hi ha diverses alternatives que han de ser valorades.

      Salutacions,

Deja un comentario