¿Cómo financiar un activo fijo?

Primero de todo, indicar que un activo fijo es una inversión a largo plazo, ya que permanecerá en la empresa durante varios ejercicios económicos. Ello implica que este tipo de activos deben ser financiados con deuda a largo plazo y/o patrimonio neto (como ejemplo, cuando una persona compra su piso, lo financia con patrimonio neto [ahorros] y deuda a largo plazo [hipoteca]).

A continuación se muestran algunas opciones de financiación:

Préstamos/Crowdlending: Financiación en la cual se pone a disposición de la empresa la cantidad de dinero pactada, a un interés pactado y se pactan unas características de devolución des del inicio. Además de la financiación ofrecida por las entidades bancarias tradicionales, las plataformas de crowdlending pueden facilitar también dichos préstamos a través de particulares a varios años. Empresas como Arboribus o Comunitae ofrecen esa alternativa fuera de la banca tradicional.

Leasing: El leasing es un contrato de alquiler financiero, con opción a compra obligatoria. Siempre y cuando se hable de un activo fijo que disponga de una vida útil elevada, el leasing es una buena alternativa para financiar el mismo sin inmovilizar recursos propios para financiar activo fijo. El bien que se desea financiar mediante leasing es escogido y se cierra el trato con la compañía de leasing y el proveedor del bien.

Renting: El renting, a diferencia del leasing, está más pensado para bienes que permanecerán en más de un ejercicio económico (fijos) pero que su vida útil es más corta (4-5 años). La empresa que ofrece dicha posibilidad de financiación pone a disposición el bien (adquiriéndolo si no está en stock) de la empresa y pacta una cuota ofreciendo una serie de servicios asociados junto a la cuota puramente financiera. Debe tenerse muy presente que el contrato debe ser parejo a la vida útil del producto.

Incremento del patrimonio neto (incluyendo Crowdsourcing): Puede darse el caso que, para financiar una fuerte inversión en activos fijos, la empresa decida incrementar su patrimonio neto.

Una de las opciones sería una ampliación de capital (aunque el peso de los socios se vería modificado si entran nuevos), la opción para evitar dicha modificación sería realizar la ampliación con cargo a las reservas. Otra de las opciones pasaría por incrementar el porcentaje dedicado a reservas, por tal de dotar de más “músculo” a la empresa de cara a futuras inversiones. Los dividendos no distribuidos (parte de los dividendos no entregados) también sería una fuente de ganancia de “fuerza” por tal de financiar inversiones a largo plazo.

Crowdsourcing: Gracias a la evolución de las redes sociales, existen diversas alternativas en las cuáles presentas el proyecto que deseas financiar y puedes obtener financiación a cambio de una participación de los inversores en la empresa  y/o beneficios futuros, recompensas como actividades o productos gratuitos para los inversores.

Empresas como Nestarter, Bihoop, Inverem, Seed&Click o Lemon Fruits pueden ser de interés cuando hablamos de crowdsourcing.

Fotografía vía: www.e-pol.com.ar

Share this article

Cofundador de Markonomia. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona (EUS) y master en Business Intelligence y Big Data en Universitat Oberta de Catalunya. Cerca de 5 años desarrollando proyectos de análisis de datos en el sector bancario. Fotógrafo freelance en eventos deportivos nacionales e internacionales.

Facebook Comments

Deja un comentario