“Spain is different”: La Liga y su visión del negocio [Opinión]

Hace muchos años que la Liga Española es conocida como la mejor liga del mundo (o la liga de las estrellas), nuestros dirigentes se pavonean de traer a los mejores futbolistas del mundo y con ellos atraer grandes cantidades de dinero en patrocinios.

Pero es desde hace poco más de un año, que la marca La Liga (LFP) está intentando una expansión mucho mayor globalizándose en cada rincón del globo terráqueo. Por y para ello están naciendo nuevas iniciativas para lograr nuevas inyecciones de capital extranjero; giras y partidos amistosos en lugares insospechados, actos promocionales con las caras más conocidas de los equipos, cambios de horarios en la retransmisión de los partidos…múltiples y diferentes acciones para seguir abriéndose paso por el gran mercado mundial.

Pero esto no es todo, hace menos de un mes que el máximo organismo del fútbol en nuestro país ha comunicado a los clubes la última “idea” (obligación); imponer sanciones económicas a todos los clubes que no cumplan con un mínimo de ocupación en los partidos que dispute en su estadio, además de valorar aspectos como el estado del césped, la iluminación, etc.

Esta normativa entrará en vigor la próxima temporada y exigirá que las zonas preferenciales (Tribuna y Anfiteatro) tengan una ocupación mínima del 75% y si fuera menor del 50% la sanción económica se duplicaría.

Dichas sanciones se cobrarían a final de temporada y tendría incidencia en el tope salarial de los equipos, por lo que algunos de ellos se arriesgarían a perder parte de su presupuesto destinada a fichajes. Con esta medida la LFP quiere mejorar la “percepción audiovisual” del televidente de lo que acontece en los estadios.

¿Pero será está medida justa y equitativa? En mi humilde opinión, basada en mi experiencia como asistente habitual a Cornellà-El Prat; lo veo una auténtica barbaridad. Nuestro fútbol lo dominan las televisiones que además reparten el pastel (beneficios) de la manera más desigual de todas las grandes ligas europeas. Dejando de lado que como mínimo tenemos que pagar 40 o 50 euros para disfrutar de un partido normalito (equipos de media o baja tabla).

Simplemente me basaré en ejemplos reales de partidos disputados esta temporada. El pasado martes 19 de abril se disputó el RCD Espanyol-Celta de Vigo a las 20.00 horas o el lunes 8 de febrero donde el RCD Espanyol se enfrentó a la Real Sociedad a las 20.30. ¿Quién pretenden que llenen los campos a esas horas? Pues la respuesta es simple, enfermos del fútbol como yo.

Pero deberíamos hacer una reflexión muy sencilla, los clubes habitualmente poseen diferentes peñas más cercanas o lejanas a la localidad del equipo, que tienen sus abonos como cualquier otro aficionado. ¿Cómo pretendemos que gente de Tarragona o Girona (por poner dos ejemplos) se desplacen un lunes o un martes a esas horas? No olvidemos que después tienen que volver a sus casas, y al día siguiente levantarse a trabajar…

Pero aún podemos entrar más en esta nueva medida, poniendo de manifiesto que solo 6 equipos de los 20 que forman la LFP pueden gastar en fichajes más de 20 millones de € (por poner la cantidad mínima [aproximada] que gasta cualquier conjunto en Inglaterra o Alemania) y que muchos de ellos componen sus equipos con retales o desechos de los grandes clubes; ¿A quién esperan sancionar? Posiblemente lo único que consigan sea agrandar la diferencia actual entre los equipos. Porque es muy fácil llenar el Santiago Bernabéu, el Camp Nou o el Vicente Calderón; pero, ¿Cómo conseguimos llenar el Alfonso Pérez o el Ciutat de Valencia? Si encima vamos a sancionar a Getafe y Levante, penalizándolos económicamente lo que influirá en la confección de sus plantillas e ilusión de sus aficionados.

En definitiva, la idea es clara. Ofrecer un producto más atractivo para el espectador, independientemente de la parte del mundo dónde habite. Pero la solución puede ser peor que la enfermedad y actualmente no creo que podamos permitírnoslo. Tenemos una liga donde el primer clasificado le saca una ventaja de más de 20 puntos al cuarto, y con esta medida queremos agrandar todavía más la brecha existente.

Una solución para los equipos con problemas para alcanzar aforos elevados sería remodelar sus estadios para modificar su capacidad o construir nuevos estadios adaptándose a sus necesidades; como hizo la Juventus de Turín demoliendo el famoso Delle Alpi con capacidad para 71000 personas y construyendo el Juventus Stadium donde puede albergar hasta un máximo de 41000 “tiffosis”.

Pero, ¿Quién es capaz de realizar esta inversión en los tiempos que corren? Debemos ser capaces de evolucionar para combatir los problemas de nuestro fútbol, pero estudiando las consecuencias que traerán todas las iniciativas; velando también por los derechos y necesidades de todos nuestros clubes.

* Indicar que Markonomia se ha puesto en contacto con el departamento de prensa de La Liga mediante su mail y redes sociales, sin obtener respuesta dada la complejidad e implicaciones de este tema que filtró Diario de Mallorca.

Fuente fotografía: www.viralizalo.com

Share this article

Facebook Comments

Deja un comentario