Modelos de pago en publicidad móvil

Para que no haya dudas sobre lo que estamos hablando, queremos dejar claro de entrada qué es la publicidad móvil. Así pues, consideraremos publicidad móvil toda la publicidad insertada en dispositivos móviles (smartphones y tablets), mostrada en formatos debidamente optimizados y en soportes adaptados para la movilidad, es decir, webs móviles y aplicaciones.

Una vez definido lo que entendemos por publicidad móvil, vamos a ver que modelos de pago existen en publicidad móvil actualmente en el mercado. Aquellos que ya conozcáis el negocio de la publicidad digital, algunos os sonarán familiares (CPC, CPM, CTR…), pues sirven igual para PC que para móvil, pero otros son completamente nuevos y han sido diseñados para adaptarse a este nuevo medio.

CPM (Coste Por Mil impresiones): Modelo de compra estándar muy utilizado en publicidad digital pero poco en publicidad móvil. En este modelo se paga por cada mil impresiones, es decir, se estipula un precio fijo a pagar por cada mil veces que se ha visto el anuncio.

CPC (Coste Por Click): En este modelo el anunciante paga la cantidad que ha contratado sólo cuando un usuario hace click en el anuncio, si el usuario recibe la impresión pero no hace click, el anunciante no deberá pagar por esa impresión. Este modelo tampoco es muy común en publicidad móvil.

CPL (Coste Por Lead): Modelo de precio según el cual el anunciante paga una cantidad fija cada vez que se le envía un contacto cualificado. Con este modelo el anunciante se asegura que solo paga por contactos de calidad, ya que al menos se han interesado lo suficiente en el anuncio como para registrarse.

CPA (Coste Por Acción): El coste publicitario de este modelo está basado en la realización de una acción específica del usuario, definida previamente por el anunciante, en respuesta a un anuncio. Estas acciones pueden ser ventas, captación de clientes, registros, etc.

CPD (Coste Por Descarga): En este modelo específico para la publicidad móvil, el anunciante pagará el coste establecido una vez el usuario se haya descargado la app publicitada. Aunque el usuario nunca llegue ni siquiera a abrir la aplicación, el coste será cargado al anunciante.

CPI (Coste Por Instalación): El CPI es el paso siguiente al CPD, y no solo consiste en descargarse la aplicación publicitada, sino que el usuario también deberá abrir dicha aplicación y empezar a interactuar con ella. En el caso contrario no se aplicará ningún coste.

Los seis modelos de pago anteriores están ordenados de más barato (CPM) a más caro (CPI), que dependiendo del país del anuncio y de la app anunciada, puede llegar a precios de hasta 15€.

¿Echáis de menos algún modelo de pago en publicidad móvil? Nos lo podéis indicar en los comentarios o a través de nuestro canal de Twitter.

Share this article

Licenciado en Investigación y Técnicas de Mercado y Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universitat de Barcelona. Postgrado en Marketing Móvil por el IL3 – UB. Apasionado de las nuevas tecnologías, Internet, Redes Sociales, aplicaciones móviles, videojuegos, etc. Con experiencia laboral en el mundo del marketing y la publicidad, especializado en marketing digital, e-commerce, social media y gestión de contenidos web.

Facebook Comments

Deja un comentario