Smart cities: Novedades del SCEWC aplicables a nuestro día a día

La semana pasada se celebró en la Fira de Barcelona el Smart City Expo World Congress (SCEWC) que, en su sexta edición, se ha repartido en tres jornadas. Hablamos del mayor evento organizado en el mundo sobre smart cities (ya comentado en un artículo anterior), con una representación de más de 600 ciudades, 420 ponentes, 591 expositores y una afluencia de 16.688 visitantes (siendo el 55% asistentes internacionales), representando un crecimiento del 30% respecto al año anterior.

En esta ocasión, el congreso se ha centrado en las estrategias y herramientas disponibles para fomentar el una mayor implicación y participación en los procesos y el diseño municipal por parte de la ciudadanía, con el lema “Cities for Citizens” (‘ciudades para los ciudadanos’), y en cómo las tecnologías están transformando el día a día de éstos.

Por lo visto en dicho evento, podemos determinar que las principales aplicaciones en las ciudades inteligentes son:

  • Agua potable → Sensores en las tuberías detectan descensos de presión y piden más agua a las presas.
  • Alcantarillado → En caso de lluvias se detectan atascos y se regula la apertura de tuberías.
  • Aparcamiento → Sensores en las plazas informan de los huecos disponibles por barrios.
  • Electricidad → Los edificios con paneles solares intercambian electricidad con la red general o la almacenan en baterías.
  • Iluminación → Puede apagarse si no hay peatones o ser más intensa si hay baches u obras.
  • Semáforos → Siempre dan paso a los autobuses y cambian su frecuencia en función del tráfico.

De hecho, el programa estaba estructurado en siete divisiones: Economía, Sociedad, Sostenibilidad, Movilidad, Datos y Tecnología y Seguridad, destacando dentro de éstas materias como la movilidad eléctrica, el Big Data o el Internet de las Cosas (‘Internet of Things’).

Cada vez se busca más solucionar temas como la contaminación, la gestión de residuos, los atascos, o el malgasto de energía, teniendo la necesidad de proveer de energía a cada vez más habitantes de manera sostenible y eficiente, reutilizando y aprovechando materiales y recursos.

También se ha podido comprobar que Catalunya está en la vanguardia de las smart cities a nivel internacional, ya que cuenta con 270 empresas relacionadas con la materia, que emplean a más de 116.000 personas y que generan un volumen de negocio de casi 7.000 millones de euros (representa un 3% del PIB catalán). En España, más de la mitad de las empresas vinculadas a las ciudades inteligentes son catalanas.

La internacionalización es uno de las ventajas de las smart cities, ya que el 51% de los productos nacionales se exportan y se venden en el extranjero, como por ejemplo la catalana Federal Signal Vama, que fabrica luces para vehículos de emergencias, equipa los nuevos coches eléctricos de la Policía de los Los Ángeles.

Las aplicaciones móviles Psonríe y Storage Together han sido premiadas y dos de las triunfadoras del evento. La primera, española, por facilitar el contacto online con psicólogos profesionales de manera anónima y a precios asequibles y la segunda (y ganadora absoluta) por conectar a personas que necesitan un espacio o lugar de almacenamiento con los que tienen espacio libre en sus casas o locales.

Los sistemas inteligentes incorporados por la empresa electrónica neerlandesa Philips en los alumbrados públicos de algunas ciudades europeas también ha sido uno de los temas más destacados. Además de esto, destacamos los robots policía o las cabinas inteligentes.

Queda claro que el futuro inmediato de las smart cities, con las diversas innovaciones tecnológicas aplicadas a la vida urbana, ya está aquí y que va a ser uno de los negocios que más beneficios generará en los próximos años, con una facturación de 900.000 millones de € en 2022 según cálculos de Strategy Analytics.

Share this article

Facebook Comments

Deja un comentario