El negocio “legal” del cannabis

Tras la celebración del Mobile World Congress en la Ciudad Condal (27 febrero – 2 marzo), los días 8-9 de marzo se celebró en el Palau de Congressos de Catalunya el Forum The Arcview Group Europa, un evento a nivel mundial de la industria legal del cannabis, que convirtió a Barcelona en la capital económica de la marihuana, siendo la primera vez que se celebraba en territorio europeo.

Se trata de un congreso de inversores del cannabis medicinal, que reunió a emprendedores de la marihuana con fines terapéuticos y a particulares o grupos de inversión dispuestos a invertir en este tipo de proyectos. Según los expertos de Arcview, red de inversores organizadora del evento, el cannabis también contribuye a “disminuir la población penitenciaria y a hacer del mundo un lugar más libre y seguro”.

Según los cálculos del Transnational Institute, en Europa esta industria genera unos 12.000 millones de euros (muy lejos aún de los 56.000 de Estados Unidos), aunque una posible legalización total de esta sustancia dispararía la inversión, pudiendo doblar estos datos en un corto espacio de tiempo.

Queda claro que es un sector incipiente, al alza, con visos de experimentar un crecimiento considerable en un futuro cercano. Barcelona es uno de los epicentros del consumo de cannabis. En Catalunya existen ya más de 60 comercios de este tipo.

El mejor ejemplo de éxito es Alchimia, la primera compañía catalana y una de las pioneras a escala europea, ubicada en Figueres, que comenzó vendiendo semillas en 2001 y que, actualmente, su grow shop (comercio dirigido al autoconsumo) distribuye a más de 25 países, además de tener una de las cinco tiendas online de semillas más grandes a nivel mundial, mediante la cual les llegan el 80% de sus comandas. En 2016 facturaron más de 8 millones de euros, doblando los ingresos en los últimos 5 años y con una plantilla de 54 trabajadores (16 en 2011).

En Catalunya, la voluntad política no es tan reticente a evolucionar y crear una normativa para el sector, y ya en julio del año pasado el Parlament admitió a trámite una iniciativa para incluir dentro de la ley el modelo de las asociaciones de consumidores. Y aunque todavía no se ha impulsado una normativa de sector, existen ciertos códigos deontológicos, como no instalar negocios a menos de 150 metros de distancia entre los clubes y centros educativos o sanitarios, y que los menores de 18 años tengan prohibida la entrada a estos clubes.

Estados Unidos es el ejemplo a seguir. En 8 estados diferentes (California, Massachusetts, Nevada, Columbia, Oregon, Washington, Colorado y Nebraska) se ha legalizado la marihuana para usos recreativos. En 2016, el negocio de la marihuana legal generó entre 3.500-4.300 millones de dólares, con un crecimiento anual entre 17-26% (según el estudio anual de Marijuana Business Factbook)

En la capital, Washington DC, el negocio legal ha creado más de 400 lugares de trabajo nuevos, llegando a tener más demanda de la que realmente pueden satisfacer. El impuesto sobre las ventas de marihuana es del 37%, (el del IVA que es sólo de un 5,75%), habiendo recaptado ya más de 400 millones de dólares desde la legalización, además de los tributos que ya pagan como cualquier otro negocio.

Los productos elaborados con marihuana tienen un margen de beneficio del 32% (cerveza: 18%, tabaco: 13%). Por poner un ejemplo revelador, la industria de la cerveza podría haber perdido 2.000 millones desde la llegada de la marihuana legal.

En España se considera delito el tráfico de estas sustancias, si bien no penaliza el consumo para uso individual, siempre que no se haga de manera visible al público, pudiendo vender los comercios autorizados libremente todo lo que una persona necesite para su autoconsumo.

El boom de la producción ha estallado en un mercado que promete ir a más y en el que incluso existen ya start-ups y aceleradoras de negocio especializadas. A día de hoy, a nivel nacional existen ciertas reticencias a legalizar este negocio, pero vistos los posibles atractivos fiscales y que se pueden llevar una gran parte del pastel, acabarán sucumbiendo, y más sabiendo que España es el tercer mercado mundial más interesante para los inversores tras Estados Unidos y Canadá.

Fuente fotografía: southerncannabisinstitute.com

Share this article

Facebook Comments

Deja un comentario