Más allá de la publicidad tradicional

Hay algunos formatos de publicidad que parecen que estén allí desde toda la vida, como lo son las marquesinas, las vallas publicitarias o los carteles en zonas de paso. Con este tipo de publicidad tradicional a veces es difícil diferenciarse. Sin embargo, la inserción de tecnología en estos anuncios le abre un sinfín de posibilidades para lograr nuestro objetivo. Os mostramos algunos ejemplos de publicidad tradicional que han sabido introducir la interacción en sus anuncios.

Apotek Hjärtat nos invita a dejar de fumar

Aprovechando el inicio de año y sus habituales propósitos, la cadena sueca de farmacias Apotek Hjärtat ha lanzado una campaña para concienciar a los transeúntes de que dejen de fumar.

Esta campaña publicitaria consiste en una valla publicitaria interactiva que tose (literalmente) cuando algún fumador se acerca a ella sujetando un cigarro entre sus dedos. Ésta contiene unos sensores sensibles al humo del tabaco que reaccionan haciendo toser al hombre que aparece en el anuncio. Tras llamar la atención del usuario, en la valla podemos encontrar productos sustitutivos de la nicotina que pueden adquirir en sus farmacias.

Se buscan dueños responsables de perros y gatos

La organización británica Battersea Dogs and Cats hizó una genial campaña de publicidad exterior en la que buscaba dueños responsables para perros y gatos abandonados.

Esta acción estaba definida en dos pasos. Primero, unos voluntarios entregaban a las personas que mostraban interés en la causa unos folletos que contenían un chip oculto con identificador por radiofrecuencia. En segundo lugar, cuando los usuarios seguían su trayecto con el folleto en la mano, podían ver cómo un perro iba siguiendo sus movimientos a través de vallas y pantallas gigantes de un popular centro comercial de Londres.

El masaje relajante de Kit Kat en su marquesina

Bogotá, la capital de Colombia, tiene una población superior a los ocho millones de personas. Eso supone una gran cantidad de tráfico, densidad de población y aglomeraciones que la llevan a ser una de las ciudades más estresantes de Latinoamérica. Kit Kat ha querido aprovechar este dato para hacer una publicidad un tanto original.

Toda aquella persona que desde Bogotá tuiteara algo referente a su nivel de estrés o cansancio, era respondido rápidamente por Kit Kat informándole dónde podría encontrar su marquesina “relajante” más cercana. Así es, en su tweet les indicaba “Ven, yo doy masajes en mi break” y toda aquella persona que se acercaba recibía un masaje por parte de la marquesina.

Chucky aterroriza Brasil

Para promocionar la última película de “Chucky, el muñeco diabólico” en Brasil, han decidido aprovechar las marquesinas y aterrorizar a todos aquellos que esperaban el autobús.

Tras la marquesina había escondido un actor vestido como el terrorífico muñeco. Cuando los pasajeros estaban tranquilamente esperando el autobús, las luces de la parada empezaban a parpadear y aparecía Chucky rompiendo el cristal de la marquesina y les empezaba a perseguir con cuchillo en mano. Desconocemos si los usuarios querrán ver la película tras este susto, sin embargo esta acción de publicidad ha sido rápidamente difundida a través de las redes sociales.

Share this article

Cofundador de Markonomia. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona, con un Máster en Marketing Directo y Digital por la Barcelona School of Management (UPF – Idec). Tras tres años de experiencia en marketing del sector deportivo, en 2014 empiezo mi andadura en el sector farmacéutico con el objetivo de mejorar la vida de los pacientes y profesionales sanitarios gracias a las herramientas digitales.

Facebook Comments

Deja un comentario