Mobile banking: El caso M-Pesa, en Kenia.

Cada día que pasa despertamos con nuevos cambios tecnológicos que modifican nuestra vida por completo. Incluso me atrevería a decir que muchas veces exigimos dichos cambios, para seguir acomodándonos. Pero, ¿quién piensa en estos cambios tecnológicos en África? La respuesta es tan insultante como obvia.

Este es el caso de la empresa Safaricom (filial de Vodafone), la empresa líder de telefonía móvil en Kenia con una cuota de mercado superior al 70%. Este éxito no se debe a su sistema de telefonía, sino a que en marzo de 2007 fue capaz de detectar una necesidad en la población de Kenia y ofrecerles un servicio vetado para muchos.

Así, nació M-Pesa (M de móvil y pesa, dinero en suajili); que no es más que un sistema de pago, en base a SMS, que utiliza dinero electrónico permitiendo a cualquier tipo de usuario hacer pagos, recibirlos y realizar transferencias móvil a móvil.

Para hacernos una idea aproximada de lo que ha supuesto este servicio en el país africano podemos decir que, en el año 2008, 2 millones de keniatas utilizaban el servicio M-Pesa; a finales del año 2014 ya lo hacían 19.3 millones de habitantes, lo que supone un 40% de la población. ¿Por qué algo tan supuestamente sencillo ha tenido tanto éxito?

Son diversas las razones, pero fáciles de comprender:

  • 81000 oficinas de Safaricom repartidas por todo el país, incluso en los lugares más pobres e insospechados.
  • Solo se necesita un carnet de identidad o pasaporte y un domicilio para abrirse una cuenta de forma GRATUITA. Muchos usuarios de M-Pesa no pueden abrirse una cuenta bancaria tradicional debido a la falta de algún documento u otros requerimientos por parte del sistema financiero. El Banco Mundial calcula que tan solo un 22% de mujeres y un 27% de hombres tienen acceso a una cuenta bancaria.
  • Menos comisiones por realizar transacciones comparándolas con los bancos tradicionales.
  • Permite realizar pagos desde 10 céntimos hasta 1500 euros al día. Lo que permite amoldarse a las distintas necesidades de los diferentes tipos de usuario.

Existen muchas personas que no pueden acceder a una tarjeta de débito, pero ¿quién no tiene un teléfono móvil? Los servicios de la compañía siguen creciendo y en 2014 lanzó el servicio Lipa Na M-Pesa (Pague con M-Pesa) que es la versión para empresas, con la que pueden pagar las nóminas a sus trabajadores directamente a través del mismo servicio. Su crecimiento ya ha superado la frontera keniata y se expande por Tanzania, Sudáfrica, República Democrática del Congo, Madagascar, Fiji, Qatar, India o incluso Rumanía.

El “banco de los pobres” ya ha nacido y en un momento donde el sistema financiero mundial sigue tambaleándose, ¿seremos los próximos en pasarnos a la iniciativa de Safaricom?

Tal vez mañana al despertar los descubramos… o no.

Fuente fotografía: qz.com

 

Share this article

Facebook Comments

Deja un comentario