Los trabajadores “pobres”. Una realidad que algunos eluden.

En esta época de precampaña electoral se escuchan, en muchas ocasiones, referencias a la recuperación económica obviando, en muchas de ellas, parte de la realidad del país. Una de las frases que podría ayudar a ello sería con la que iniciaba “The Financial Times” un análisis sobre la recuperación española, el pasado mes de agosto:  “El precio de la recuperación económica es más trabajadores con contratos precarios”.

No en vano, la OIT, anunciaba, hace unos días, un incremento de los “trabajadores pobres” (aquellos que no alcanzan a ganar más del 60% de la renta media nacional) que dejaba dicho dato en el 22,2% de los trabajadores del país. (Fuente: EFE).

Otro de los datos para la reflexión lo aportaba Cáritas, que indicaba que el 53% de las personas atendidas en 2014 procedían de un hogar en el cuál alguno de sus miembros disponía de un empleo. (Fuente: Cáritas)

¿Cuáles son algunos de los problemas que llevan a la situación de los trabajadores pobres?

La alta temporalidad de los contratos. Como ejemplo, en agosto, el 93,6% de los contratos firmados disponía de carácter temporal. (Fuente: Ministerio de Empleo) Durante 2014, según datos del mismo portal, sólo el 8,07% de los contratos firmados en España fueron indefinidos (Aquí), respecto el 11,92% de 2007. Aspecto que nos lleva a valorar la reducción de los días de contrato como aspecto con mayor incidencia que el número de firmas en sí, media de días que ha bajado a 53 días, disparándose el dato de los contratos inferiores a 7 días. (Fuente: Consejo Económico y Social)

Los “contratos” de formación o falsos becarios.  Se trata de aquellos contratos considerados de formación que, realmente, están destinados en mayor medida a cubrir una vacante, con un precio inferior al que debería pagarse por dicho trabajador. Comunidades como la de Aragón procederán a iniciar inspecciones de trabajo al respecto, debido a los indicios detectados en muchas empresas (Aquí).

La disminución salarial. En los últimos años, debido al contexto económico del país, la evolución del paro y a aspectos como los expuestos en los puntos anteriores, se ha generado una disminución salarial real, considerada de un 25% según datos de Thompson Reuters/FT (ver Aquí).

¿Soluciones?

Hay gente que aboga por un refuerzo del papel del Estado, aportando mayor control sobre las situaciones indicadas más arriba, para, de una vez por todas, reducir las posibilidades de fraude o incumplimiento que ayudan a agravar dicho problema. Otros apuestan por una mayor flexibilidad laboral por tal de crear más riqueza y entonces, poder redistribuirla.

Este será un punto que deberán valorar las diversas opciones políticas y que puede verse claramente afectada según las fuerzas políticas que acaben liderando el país.

Fuente fotografía: www.elconfidencial.com

Share this article

26. Cofundador de Markonomia.com. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona (EUS). Cerca de 5 años desarrollando proyectos de análisis de datos en el sector bancario. Periodismo deportivo desde 2011 cubriendo eventos como el Mundial de Baloncesto (Spain 2014), Euroliga, Liga ACB o Copa del Rey 2012.

Facebook Comments

Deja un comentario