Liga de Videojuegos Profesional (LVP). ¿Un nuevo competidor?

Si actualmente tuviéramos que hablar de algún sector de la economía que no entienda el significado de la palabra crisis, sin lugar a dudas casi todos pensaríamos en el sector tecnológico. Y aún podemos centrar un poco más nuestro objetivo, y acabaríamos hablando de videojuegos. Un sector que sigue creciendo de forma imparable y al que muchos expertos siguen sin ver todavía su techo. Ya nos queda muy lejos la imagen de un/a adolescente jugando en su habitación con su Playstation o su Xbox, prácticamente aislado/a del mundo; ahora podemos encender nuestra videoconsola y compartir nuestro rato de ocio jugando online con personas de otras ciudades, países e incluso continentes.

En este marco todavía han acontecido “nuevos descubrimientos”. Un mundo globalizado, pero sobretodo competitivo; intentando demostrar que somos los mejores en algo. Y teniendo campeonatos de casi todos los deportes inimaginables, nacieron con gran fuerza hace ya algunos años los E-Sports. Ligas de videojuegos varios que son un gran éxito en países como Japón, Corea del Sur y Estados Unidos. Pero en España no nos quedamos rezagados y desde el año 2011 contamos con la Liga de Videojuegos Profesional (LVP).

Actualmente cuenta con más de 250.000 usuarios registrados y compañías tecnológicas, operadoras y clubes deportivos invierten en ella. Mediapro ha adquirido recientemente la mayor parte de las acciones de la Liga de Videojuegos Profesional, con el objetivo de profesionalizar y expandir la competición (cadenas como la BBC o ESPN  ya retransmiten eventos de e-sports), clubes deportivos como el Valencia CF (Valencia eSports), la Real Sociedad (Real Sociedad Virtual) o el Baskonia (Baskonia eSports) ya han apostado por esta tendencia y empresas como Telepizza patrocinan equipos (overGame Telepizza). No en vano, la consultora Newzoo prevé, para 2016, un incremento del 51% de los ingresos respecto el año pasado.

Debe destacarse, además, que el público objetivo no es un consumidor de la TV convencional, si no que es un consumidor multiplataforma, por lo que los anunciantes deben intentar llegar a ellos, y, actualmente, todavía es más económico un patrocinio o acuerdo comercial que en los deportes tradicionales.

Volviendo a nuestra LVP, la misma dice que su misión es impulsar los valores del deporte tradicional (disciplina, espíritu de superación, trabajo en equipo y juego limpio) en el ámbito de las competiciones de videojuegos. Cuenta actualmente con múltiples competiciones en diferentes tipologías de juegos; podemos encontrar partidas de FIFA, Call of Duty o hasta Clash Royale (por lo que tampoco se centra exclusivamente en videoconsolas, sino que también se adapta a los smartphones).

Juntar a todos los jugadores posibles y enmarcarlos dentro de una liga con sus reglas y sus valores ya parece un trabajo más que reseñable, pero la Liga de Videojuegos Profesional también organiza la Gamergy, la feria más importante de de España dedicada a los juegos multijugador y donde se disputa la Final Cup de la LVP. El pasado año 2015, según datos de la Feria de Madrid, acudieron durante los tres días de competición más de 26.000 personas. Para el próximo mes de diciembre está prevista la siguiente edición y donde se espera superar con creces la cifra del año anterior.

En definitiva, queda ya muy lejos el tiempo donde los que jugaban a videojuegos eran considerados unos frikis y antisociales. Este mercado cada día que pasa consigue más adeptos y debe adaptarse a los cambios y modificaciones que los propios jugadores piden.

¿Hasta dónde llegará? ¿Aprovecharán los anunciantes esta nueva plataforma? Son preguntas casi imposibles de responder a día de hoy, pero ¿quién esperaba hace 15 años que tuviéramos actualmente una Liga Nacional de Videojuegos?

Share this article

Facebook Comments

Deja un comentario