La importancia de un funnel en tu proyecto

Seguramente muchos de nuestros lectores, o como mínimo aquellos que han trabajado en la creación y ejecución de negocios o proyectos, han escuchado hablar del término funnel (o embudo, la traducción española del término).

El funnel es una herramienta que permite modelar las distintas fases del proyecto o de la relación del cliente con el negocio.

De la definición anterior podemos extraer que dispondrá de gran importancia la modelización de cada una de las fases (definir de manera clara cada una de las fases y su importancia respecto el conjunto del proceso) y dicha modelización deberá ser flexible a la evolución del negocio.

Por tal que dicho funnel pueda ser efectivo, debemos conocer como debiera ser la evolución del proyecto o la relación con el cliente, seleccionando unas métricas en las cuales podamos establecer la relación causa-efecto de manera sencilla (para conocer qué acciones nos han generado un valor positivo) y que sean comprobables con la realidad (de poco vale disponer de unas métricas que a nivel teórico son perfectas pero no son aplicables en la realidad).

¿Cuáles son las ventajas de la creación de un funnel?

Aunque la elaboración de un funnel requiere de cierta complejidad, una vez elaborado y con las ideas claras respecto el mismo, permite analizar la evolución de nuestro cliente o de nuestro proyecto, viendo el comportamiento o la evolución en cada una de las fases y las tasas de conversión de una fase a la otra, permitiendo incidir en las mismas, modificando acciones para mejorar dichas tasas de conversión y así poder optimizar las acciones a realizar.

Un ejemplo podría ser una agencia de viajes online que establece una fase inicial de exploración, en la cual estudia las diversas acciones a realizar. Entre ellas, una de las acciones es abrir una cuenta de Instagram con las fotos de los ya clientes acerca de sus vacaciones. Con el paso de los días, se deberá analizar la tasa de conversión (es decir, si dicha acción está redirigiendo mucho o poco público objetivo al espacio web).

En definitiva, un funnel, bien elaborado, es de gran ayuda para optimizar las acciones que deben seguirse en cualquier proyecto y focalizar esfuerzos y recursos en las acciones que, realmente, van a generar un valor añadido. Es probable que, en las primeras validaciones, aspectos como las tasas de conversión u otros, como algunas fases, deban ser modificadas ligeramente o profundamente. Ahí radica un aspecto importante del funnel y es el hecho que debe ser flexible (adaptable) a las modificaciones en el comportamiento de los clientes.

Para finalizar, os mostramos un funnel de venta (vía emprender-facil.com)

funnel

Fuente fotografía principal: http://dmarketeer.com.sg/

 

Share this article

26. Cofundador de Markonomia.com. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona (EUS). Cerca de 5 años desarrollando proyectos de análisis de datos en el sector bancario. Periodismo deportivo desde 2011 cubriendo eventos como el Mundial de Baloncesto (Spain 2014), Euroliga, Liga ACB o Copa del Rey 2012.

Facebook Comments

Deja un comentario