Infoxicación: ¿Qué es y cómo podemos evitarlo?

Con el auge de las nuevas tecnologías y el fácil acceso a diferentes fuentes de información, se ha incrementado la exposición por parte de las personas (y, por ende, los empleados de las empresas) a la infoxicación.

Pero… ¿Qué es la infoxicación?

Tal como apuntó en su momento Alfons Cornella, dicho concepto hace referencia al exceso o sobrecarga de información a la cual están expuestas las personas. Estamos a un solo click de cientos de páginas web, tweets y otros elementos que nos facilitan información respecto la temática que estamos analizando/buscando, pero ello también nos lleva al hecho de tener que manejar dichas fuentes y saber seleccionar cuáles nos aportan, realmente, valor añadido.

¿Qué problemas derivan del hecho de sufrir infoxicación en una empresa?

El hecho de sufrir infoxicación provoca un coste de oportunidad, en términos de tiempo. El tiempo que los empleados de las empresas dedican a buscar, obtener y analizar información de todas las fuentes disponibles en la web, provoca, en caso de sufrir de infoxicación, que sea un tiempo que no pueden dedicar a otras actividades que podrían revertir en un beneficio para la empresa.

Pero el coste derivado del tiempo no es el único remarcable. Debe tenerse en cuenta que la infoxicación lleva a un pensamiento menos analítico y crítico respecto la manera de trabajar con la información, lo que puede revertir en una pérdida de eficiencia por parte de los empleados/empresa.

¿Cómo podemos evitarlo?

Primeramente, requeriremos de una mentalidad crítica. Es decir, antes de empezar a buscar información, debemos determinar, de manera clara, cuáles son las necesidades de información que tenemos que cubrir con la búsqueda de información, a qué respuestas pretendemos responder con la información que buscamos.

Para ello, en el caso de las PYMES u otras empresas, además de otros profesionales liberales, entra en juego el concepto de “curación de contenidos”, es decir, filtrar la información que será de nuestro interés para futuros análisis. Para que dicha filtración pueda ser considerada curación de contenidos, debe tenerse, como se menciona en el párrafo anterior, la necesidad de información/objetivo definida de manera clara y precisa.

A nivel empresarial, se dispone de otro concepto que nos permite “luchar” contra la infoxicación y facilitar la toma de decisiones. Hacemos referencia a la “inteligencia competitiva”.

Podemos considerar la inteligencia competitiva como un proceso continuo para la obtención, tratamiento y análisis de información relevante que aporta un conocimiento útil, orientada a la toma de decisiones. Para ello, las labores de análisis de las necesidades de información y cuáles son los factores críticos de vigilancia son claves, es decir, qué necesito saber, por qué necesito saberlo y para cuándo necesito saberlo (toma de decisiones). Aquí entrarán en juego buscadores, herramientas de obtención de información (medición, monitorización,…), etc.

Aunque no es sencillo evitar la exposición a la infoxicación, teniendo en cuenta aspectos como los mencionados, podremos ser más eficientes en nuestra manera de proceder con la información.

Share this article

Cofundador de Markonomia. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona (EUS) y master en Business Intelligence y Big Data en Universitat Oberta de Catalunya. Cerca de 5 años desarrollando proyectos de análisis de datos en el sector bancario. Fotógrafo freelance en eventos deportivos nacionales e internacionales.

Facebook Comments

Deja un comentario