Industrialización sanitaria: Cambios relevantes sobre los actores del sistema sanitario

La comunicación médico – paciente y la conexión personal, como buenos ingredientes de la “actual” atención sanitaria, ¿pueden perderse en la búsqueda de la eficiencia en un proceso de industrialización de la medicina?

El objetivo de este artículo no es más que intentar trasladar algunas reflexiones de grandes autores, y cuya bibliografía podréis encontrar al final del mismo.

Aquellos pacientes con una “única” enfermedad, cuyos estándares estén bien protocolizados, la industrialización de la sanidad puede ofrecerles una mayor calidad y eficiencia. Pero, aquellos con enfermedades complicadas y multisistémicas, pueden no sentirse tratados con la calidad y rigor adecuados. Por eso se debe pensar en medidas que neutralicen, o en su defecto minimicen, estas variables no tan bien percibidas por los pacientes.

Destacar que dicha industrialización no significa necesariamente eliminar el trato personalizado y la relación con el paciente, pero sí tendrá un importante impacto sobre todos los actores del sistema sanitario. Y como actores se identifican, los profesionales, las organizaciones sanitarias, los ciudadanos/pacientes y las administraciones sanitarias.

Antes de entrar en algunos aspectos con los que deben estar familiarizados cada uno de estos actores, debemos ponernos en contexto sobre las tendencias de futuro, tales como el envejecimiento de la población, el aumento de su diversidad, los grandes avances tecnológicos y biomédicos y la globalización.

  • Los profesionales sanitarios, deberán estar familiarizados con los e-pacientes, implicarse con los pacientes en la toma de decisiones, habituarse a cambios constantes en busca de la excelencia, estar dispuestos a cooperar y colaborar con otros clínicos/profesionales, integrar la capacidad de nuevas formas de práctica, estar actualizados con la tecnología y usar herramientas de soporte a la decisión clínica.
  • Las organizaciones sanitarias, serán organizaciones que trabajaran con los profesionales en las bases de la industrialización de forma consciente y aceptada por todos .Premiará la integración, colaboración y construcción de redes. Incrementaran el papel de las tecnologías en la capacidad de capturar información clínica y en la mejora de la experiencia del paciente. Diseñaran nuevos y disruptivos procesos clínicos y apoyaran la participación activa del paciente. Deberán adaptarse en cuanto al lugar de la atención médica y asegurar la continuidad asistencial. Además de incorporar la capacidad de explotar toda la información (Big Data) y optimizar sus operaciones.
  • Los ciudadanos/pacientes, este actor deberá mostrar un rol más activo en la prevención de la enfermedad y promoción de formas saludables de vida, aceptar y exigir nuevas vías asistenciales, monitorizar su bienestar y responsabilizarse en una mayor implicación en la toma de decisiones que afecten a su salud.
  • Las Administraciones Sanitarias, además de su habitual papel como regulador, financiador, comprador y provisor también deberán ser los impulsores de los cambios de transformación industrial del sector sanitario e incrementar y reforzar su rol en la educación general de la población.

La conclusión a la que llegan muchos de estos actores es que el cambio se va a producir, e irá en mayor o menor medida, liderado por estos aspectos. Pero lo que realmente destacará como relevante será la forma en el cómo nosotros influyamos.

Mayor nivel de profundidad de cada uno de estos aspectos lo podéis consultar en la siguiente bibliografía: Future Health Care Trends: Impact on Postgraduate Medical Education, Machines will replace 80% of doctors, The Commodification of Health Care, ¿Médicos o Robots?, Health Care becomes and Industry.

Share this article

Ingeniero técnico Mecánico e Ingeniero en Organización Industrial por la Universidad Politécnica de Valencia, Postgrado en Dirección de Empresas por el IDEC y Executive Education por el IESE Business School. Inicié mi carrera profesional como responsable de planificación y responsable de fábrica en empresas del sector textil (2002-2007). Seguidamente me incorporé en una empresa de Prefabricado Arquitectónico como responsable de Ventas (2008) y durante los últimos 7 años llevo desarrollando diferentes funciones en filial española de la multinacional Sanofi. Aquí he desarrollado funciones de Facturación, Customer Service y Desarrollo del canal retail dentro de la dirección de Supply Chain (2008-2014). Actualmente, estoy desarrollando funciones en la Dirección de Estrategia, Apoyo y Desarrollo del Negocio en el departamento de Investigación de Mercados.

Facebook Comments

Deja un comentario