Imserso, ¿un apoyo beneficioso o una subvención limitante?

Este 2016 se cumplen 30 años desde que empezó el programa de viajes del Imserso (Instituto de Mayores y Servicios Sociales), cuyo objetivo principal es ofrecer viajes baratos a la gente mayor en situación de jubilación, dando prioridad a los que tienen pensiones menores para elegir destino.

Con 1.135.000 de plazas totales ofrecidas, más de 916.000 se adquirieron durante la primera semana de comercialización, siendo un 61,23% de dichas adquisiciones con destino a la Costa Peninsular (Andalucía, Región de Murcia, Comunitat Valenciana y Catalunya), el 22,87% a la Costa Insular (Illes Balears y Canarias) y el 15,9% restante que prefieren el Turismo Interior, más centrado en circuitos culturales o turismo de naturaleza. Este año también se incluyen las Comunidades Autónomas de Ceuta y Melilla como gran novedad desde la temporada pasada, además de un programa de termalismo (spa, saunas, jacuzzis,…). Dichos viajes se iniciaron durante la primera quincena del pasado mes de octubre.

Pero, ¿hasta qué punto es sostenible este sistema?

Cierto es que los convenios del Imserso aseguran buenos niveles de ocupación en temporada baja y que son positivos ya que ofrecen estabilidad a todo el sector hostelero nacional. Estas plazas aseguradas a un precio inferior, en parte subvencionadas, pueden hacer que los hosteleros se despreocupen y no tengan ese incentivo para mejorar su oferta de cara a convencer a los potenciales clientes no asegurados.

¿Se fomentaría la búsqueda de alternativas, inversión e investigación para mejorar y optimizar la oferta en caso de no disponer de esas ayudas a la desestacionalización del turismo?

Este es otro de los objetivos de los viajes del Imserso, ayudar al sector turístico desestacionalizándolo durante los meses de menos actividad cubriendo un número importante de plazas hoteleras. Los 300 hoteles que participan en el programa reciben poco más de 20€/día por persona, cantidad exigua, pero mantienen ocupados a unos 110.000 trabajadores de manera directa o indirecta, alargando así la temporada, aunque sea a precios tan bajos, lo cual les acaba saliendo rentable y les resulta beneficioso. En 2011, el Gobierno de entonces estimó que cada euro de las vacaciones del Imserso generaba 1,56€. 

Para contextualizar la situación de la importancia del turismo en España, en 2015 las actividades relacionadas con este sector dieron trabajo a más de 2 millones de personas, con una aportación total al PIB de más de 170.000 millones de euros. Casi 88 millones de viajeros se alojaron en algún establecimiento hotelero nacional el año pasado, mostrando una gran rentabilidad.

El reto futuro es captar cada vez más un turismo de compras (como mencionábamos en este artículo), atrayendo turistas de alta calidad, centrándose en los viajeros extracomunitarios, que generan mucho más gasto que los que provienen de la UE, especialmente los chinos, cuyo mercado se espera impulsar por su motivación a la hora de comprar y su gasto medio cuando salen de sus fronteras (incremento del gasto en un 84% entre 2014 a 2015 en territorio nacional).

Y es que la hostelería española es una de las más rentables del mundo, con una ocupación media anual de más del 70% (casi el 100% en temporada alta) debido a su seguridad e infraestructuras, destacando Madrid y Barcelona, y el incremento sustancial en el RevPar (ingresos por habitación disponible).

Hay que seguir explotando el turismo en nuestro país, ya sea de ocio o al cada vez más habitual turismo de negocios, con hoteles que cuentan con instalaciones habilitadas para celebrar reuniones y encuentros.

Fuente fotografía: www.plusesmas.com

Share this article

Facebook Comments

Deja un comentario