Big Data: Lo que un coche puede llegar a decir (Tesla)

No cabe duda que Tesla es uno de los fabricantes con más consciencia en todo lo que concierne al “coche conectado”, sin olvidar que hablamos de vehículos de alta gama.

Las acciones llevadas a cabo por la compañía americana tienen, como objetivo, poder obtener toda una serie de datos que puedan ser considerados relevantes en diversos aspectos, y no sólo específicamente en los relacionados con el funcionamiento del vehículo.

Ya en 2014, Jay Vijayan, que en ese momento era el CIO de Tesla (dejó dicho puesto en 2017) apuntaba en un simposio de Gartner el hecho que Tesla estaba trabajando en una gran plataforma de Big Data para aprovechar la conectividad del coche. Concretamente apuntaba a la tecnología Hadoop para la gestión de todos los datos recolectados.

¿Cómo recolecta dichos datos Tesla?

Los vehículos que Tesla construye llevan cientos de sensores los cuales generan información muy diversa, desde aspectos relacionados con la localización a aspectos relacionados con puntos más técnicos del vehículo, como pueden ser el kilometraje o sensores relacionados con la temperatura del motor. Todos esos sensores aportan información relevante acerca de las diversas características del coche…y de sus conductores.

¿Cómo se utilizan los datos recolectados?

Los datos recolectados se sitúan en un clúster de Hadoop para poder llevar a cabo diversas acciones con los mismos. Con los datos recolectados, Tesla trabaja en aspectos relacionados con la minería de datos, y, de manera más detallada, con algoritmos de clasificación y/o clustering por tal de generar, de los datos disponibles, información relevante tanto para los clientes como para los vehículos.

El uso de programas como SAS E-Miner, SPSS, R o Tableau permite a Tesla poder llevar a cabo las acciones mencionadas en el párrafo anterior.

¿Qué mejoras aportan las acciones mencionadas de Big Data a Tesla?

Las mejoras obtenidas por Tesla son visibles en diversos campos. Primeramente, y quizás la más obvia, el uso de los sensores y la información que los mismos recolectan, permite mejorar el mantenimiento del coche y su funcionamiento. Dicho apecto permite anticiparse a posibles problemas que pueda tener el vehículo por su uso habitual, estableciendo un vínculo con el cliente que puede acabar revirtiendo en una mejoría en la experiencia del consumidor y, por ende, en un refuerzo de la imagen de marca.

Además de lo mencionado en el punto anterior y los aspectos que puedan relacionarse con el I+D en el sector de la automoción, toda la información recolectada permite conocer aspectos relacionados con el comportamiento del cliente, lo que aporta información relevante a Tesla para la toma de decisiones de negocio y así mejorar su eficiencia como empresa.

 

[], [], [], [], [], [], [], []

Share this article

Cofundador de Markonomia. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona (EUS) y master en Business Intelligence y Big Data en Universitat Oberta de Catalunya. Cerca de 5 años desarrollando proyectos de análisis de datos en el sector bancario. Fotógrafo freelance en eventos deportivos nacionales e internacionales.

Facebook Comments

Deja un comentario