Aeropuertos, grandes generadores de datos

Primeramente, debo reconocer a los lectores que este no era el contenido que iba a publicarse en un principio en el día de hoy, pero, en la espera de mi vuelo a Suiza de ayer tarde, caminando por el aeropuerto (y recordando experiencias en anteriores aeropuertos), decidí cambiar el contenido a publicar, consensuado con mi paciente socio y cofundador de Markonomia, Ignasi.

Es innegable que los aeropuertos son un lugar vital para cualquier ciudad y que muestran la globalización alcanzada por los seres humanos hasta tal punto que un retraso en un vuelo en Barcelona podría llegar a afectar a un vuelo que debiera despegar, por ejemplo, en Tokyo.

Por ello, disponen de la oportunidad de generar una cantidad muy elevada de datos que puede ser de gran importancia para la optimización y mejoras relacionadas con el sector.

Como viajeros generamos muchos datos en cada una de nuestras visitas al aeropuerto. Desde el registro en el control de seguridad dónde registramos nuestro acceso al mismo (pasando el código de barras de nuestro vuelo [con todos los datos del vuelo] y pudiendo determinar si los viajeros son previsores o apuran su llegada, entre otros aspectos) a cualquier transacción que realicemos dentro del aeropuerto (compra o venta de divisas, compra de algún artículo [en caso de comprar con tarjeta, los datos obtenidos serán mayores]) pasando por el uso del WiFi gratuito (mediante el registro de la navegación del usuario se pueden determinar los intereses o preocupaciones del mismo y realizar acciones futuras para potenciar la experiencia del consumidor en el aeropuerto).

Para el aeropuerto y las marcas que disponen de tiendas en el mismo también es de importancia aprovechar los viajes de conexión o escalas, por lo que, con el estudio de los datos pueden optimizarse las rutas para “explotar” el tiempo de los pasajeros en tránsito e incrementar las ventas o evitar los gastos derivados de vuelos perdidos (noche de hotel, etc.).

Pero no sólo nosotros generamos datos. En el aeropuerto aterrizan y despegan todo tipo de aviones, cada uno con sus características y capacidades, aspectos que pueden afectar al uso de las diversas pistas de despegue. Por ello, todos los datos que generan dichos aviones son capturados y analizados para estudiar cual sería la asignación correcta de pista de despegue (en los aeropuertos que hay varias) y desde qué puerta de embarque deberían salir para optimizar su ruta de salida. Todo ello abre la posibilidad de un aumento de la capacidad de los aeropuertos.

Sin embargo, todo lo expuesto anteriormente, choca con el hecho que en este sector (como en la mayor parte de sectores) hay muchas partes implicadas y no todas ellas disponen de los mismos intereses o de la misma idea para la explotación de los datos ni del mismo interés en compartir los datos capturados. Todo ello nos lleva al hecho que, a pesar de mejorar cada vez más gracias al Big Data y el aumento de los datos generados, aún se dispone de mucho margen de mejora.

Fuente fotografía: Pierrot Heritier

Share this article

Cofundador de Markonomia. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona (EUS) y master en Business Intelligence y Big Data en Universitat Oberta de Catalunya. Cerca de 5 años desarrollando proyectos de análisis de datos en el sector bancario. Fotógrafo freelance en eventos deportivos nacionales e internacionales.

Facebook Comments

Deja un comentario