La importancia de las “soft skills”

Actualmente vivimos en un mundo tan globalizado y competitivo que cada vez es más difícil destacar sobre el resto. Si esto mismo lo aplicamos al mundo laboral, la complejidad todavía se acentúa más.

Un tiempo atrás teniendo una carrera y sabiendo destacar las “hard skills” (habilidades técnicas, las que se pueden aprender de los libros o en aula) ya teníamos garantizado un buen puesto de trabajo. Pero en el contexto que nos ha tocado vivir, esto ya no es suficiente; hoy en día todo el mundo es capaz de tener una carrera universitaria y casi todos pueden empaparse bien de un libro y mejorar estas cualidades.

Por lo que nos plantea una pregunta (casi) existencial, ¿Cómo puedo diferenciarme del resto?

En un mundo transformado por las nuevas tecnologías todo está evolucionando e incluso las empresas deben adaptarse a las últimas tendencias para mantener su competitividad; estableciendo también nuevos requisitos para contratar y formar sus equipos. Además de las importantes y anteriormente mencionadas “hard skills”, en este cambio obligado, las compañías están buscando ese factor diferenciador hablando de la emoción y los sentimientos.

Así nacen las “soft skills” o habilidades de gestión, relacionadas con la inteligencia emocional, la comunicación o hasta los hábitos personales.

Pero, ¿Cuáles de estas habilidades interpersonales e intrapersonales son las más importantes? A continuación, nombraremos y explicaremos algunas de las más destacadas.

Gestión del tiempo: Actualmente gran cantidad de empresas se dedican a comercializar el mismo producto/servicio, y además de buscar la diferencia que los haga únicos; a los trabajadores se les pide que utilicen bien el tiempo que le dedican. Quizás también podríamos meter aquí de nuevo, la adaptabilidad; ya que gestionando bien el tiempo alguien sería capaz de “dividirse” y realizar diferentes acciones en su jornada laboral. El tiempo, actualmente, es uno de los bienes más codiciados. Aprovechémoslo.

Inteligencia social: En la actualidad no podemos plantearnos el trabajo estando aislados. Podemos decir que la cooperación es algo vital. En este aspecto, radica la importancia de entender las emociones de los demás; que nos ayudará a conectar con ellos. La inteligencia social lo que hace es llevar el negocio al lado más humano.

Pensamiento innovador y adaptable: Vivimos en un mundo en constante transformación y si no queremos quedarnos a mitad de camino deberemos mirar al frente, marcarnos nuevas metas, adaptándonos a las realidades y no dejando nunca de aprender. Ya lo dijo Albert Einstein, “si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”. Si no somos capaces de abrir nuestra mente y adaptarnos a todo lo que sucede a nuestro alrededor nos quedaremos estancados. 

Transdisciplinaridad: Nos estamos refiriendo a la capacidad para poder adoptar diversos puntos de vista, teniendo un enfoque mucho más general de las situaciones. Nos acercaríamos mucho a la empatía, ya que poder ver cualquier problema con perspectiva y poniéndonos en diferentes circunstancias; lograremos afrontarlo y solucionarlo creando algo nuevo.

No me gustaría acabar sin nombrar otras cualidades también importantes. Como podrían ser el liderazgo, la gestión de la información, el dominio tecnológico o las competencias multiculturales. Y seguro que me dejo alguna para alguien más importante que las nombradas, pero la lista podría ser casi infinita.

Lo que si debemos entender es que el mundo actual es diferente al que quizás estábamos acostumbrados y en la vida todo es “renovarse o morir”, sobre todo en el mercado laboral.

Fuente fotografía: www.inestemple.com

Share this article

Facebook Comments

Deja un comentario